AMLO y su 4T contra la ciencia

Durante los tres años de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador el presupuesto y el número de proyectos de investigación apoyados tuvo una caída de 56%;

Mexico Daily News

Qué significan las acusaciones del Fiscal General contra directivos del Foro Consultivo Científico y Tecnológico

Por Jaime González

Qué significan las acusaciones del Fiscal General contra directivos del Foro Consultivo Científico y Tecnológico

AMLO y su 4T contra la ciencia

Por Jaime González

El 26 de julio de 2019 la revista Science publicó un artículo del investigador mexicano Antonio Lazcano, quien es conocido mundialmente por sus trabajos sobre biología evolutiva.1 Ha presidido durante dos periodos la Sociedad Internacional para el Estudio del Origen de la Vida, un puesto en el cual lo habían precedido nada menos que el soviético Alexander Oparin y el estadounidense Santley Miller. El título del artículo fue “Quo vadis, Mexican science?” (¿A dónde vas, ciencia mexicana?) y está dedicado a desarrollar una severa crítica de la política del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hacia la ciencia. La semana anterior a la publicación del artículo, Lazcano y múltiples colegas habían acudido al Palacio Nacional a entregar más de 11,000 firmas de investigadores en protesta por las medidas emprendidas por el gobierno de la autodenominada Cuarta Transformación (4T), el cual consideran que está llevando a cabo el desmantelamiento de la ciencia en México. Cabe preguntar si el término “desmantelamiento” es justo, o si se trata simplemente de un exabrupto. Hoy, dos años y dos meses después de la  publicación del artículo de Lazcano y de la entrega de las firmas, contamos con elementos suficientes como para poder contestar esta pregunta.

Lazcano mencionó que, dos meses antes, AMLO había firmado un memorándum para recortar de 30 a 50% el presupuesto de todos los centros de investigación apoyados por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT). Los sueldos del personal de investigación fueron recortados y se dio de baja a quienes carecían de puesto de base. Algunos Centros Públicos de Investigación (CPIs) se quedaron sin recursos suficientes para pagar por los servicios como el agua y la electricidad. En lo que podríamos considerar como toda una premonición, Lazcano previno en su artículo que la vigilancia epidemiológica iba a ser afectada, tal como sucedió, y que fue evidenciado con las catastróficas consecuencias que tuvo la pandemia de COVID-19 en México. Así lo reveló el estudio realizado por el Centro para la Salud Global de la Universidad de California en San Francisco,2 del cual hice una reseña en un artículo anterior.

En cuanto a las consecuencias para la ciencia en general, una investigación periodística reciente realizada por el sitio Animal Político dio a conocer lo siguiente:

Durante los tres años de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador el presupuesto y el número de proyectos de investigación apoyados tuvo una caída de 56%; también ha disminuido el personal dedicado a la ciencia, las becas al extranjero y hasta los acuerdos de cooperación internacional.

En 2019, el gobierno federal apoyó mil 734 proyectos de investigación a través del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), pero el año siguiente sólo 758 tuvieron financiamiento público (56% menos); y hasta junio de 2021 apenas suman 108 proyectos, de acuerdo con información del Tercer Informe de Gobierno del presidente López Obrador.3   

En su conferencia mañanera del 22 de septiembre pasado, el presidente quiso salir al paso de las críticas a su política hacia la ciencia, y anunció que el Proyecto de Presupuesto para 2022 contempla un aumento de 11 por ciento a los recursos destinados al CONACYT, equivalente a 7.3 por ciento de crecimiento real.4 Pero aún si se llegara a otorgar dicho aumento, sería del todo insuficiente para cubrir las bajas  acumuladas, y no va a resarcir el daño causado.

Repetida hostilidad hacia las instituciones y personas dedicadas a la ciencia

Los ataques de AMLO contra quienes protestaron por los recortes de recursos para la ciencia no han sido sutiles. Cabe recordar la burda mención que hizo durante su conferencia mañanera del 28 de mayo del 2020: “¿Quiénes apoyaron al porfiriato? ¡Los científicos!”.5 AMLO se refería al grupo conocido como “Los Científicos”, de orientación política conservadora y admirador de la filosofía positivista, que surgió en México durante la última década del siglo diecinueve. Lo irónico del caso es que –como señala Lazcano en su artículo– buena parte del personal docente al que AMLO ha venido atacando votó por él en las elecciones del 2018. Resulta difícil –si no es que imposible– establecer paralelos realmente significativos entre Los Científicos porfirianos y los docentes que protestaron contra los recortes al CONACYT.

La doctrina de la 4T –si así pudiéramos llamarle al conjunto de ideas expresadas por AMLO en sus mañaneras– intenta explicar la historia y el presente de México como producto de conflictos entre “buenos” y “malos”, héroes y villanos, corruptos y virtuosos… En ese reducido mundo, las personas buenas son las que no protestan ante las arbitrarias medidas de su gobierno, y contribuyen sin chistar al cumplimiento de la “austeridad republicana”. Mediante esta última, se pretende justificar cualquier recorte de recursos a servicios, instituciones u organismos con el objeto de transferirlos y manejarlos conforme al criterio de un presidente que ha venido concentrando cada vez más poder. Quienes se oponen al curso dictado por el presidente son tachados de corruptos, conservadores y neoliberales.

Curiosamente, las peores, las más profundas y peligrosas cuevas de corrupción y criminalidad no han sido perturbadas –más que muy ocasionalmente– por el gobierno de la 4T. Tal es el caso de la corrupción en PEMEX, la empresa más grande del país, así como de las bandas criminales responsables de las masacres y atrocidades que casi todos los días aparecen de manera destacada en los medios informativos. AMLO llegó incluso a felicitar públicamente a dichas bandas porque se habían “portado muy bien” durante las elecciones intermedias de junio pasado. La realidad, según el reconocido Cuarto Informe de Etellekt Consultores sobre violencia política en México,6 fue que hubo un fuerte aumento en las cifras de asesinatos y agresiones en contra de funcionarios electorales y candidatos.

En contraste con su política de “abrazos, y no balazos” hacia el crimen organizado, México es el país más peligroso para el ejercicio del periodismo.7 A lo anterior, podemos añadir que, con 18 asesinatos y 65 ataques en su contra, 2020 fue el peor año para quienes defienden las áreas naturales en México.8

Órdenes de aprehensión solicitadas por Gertz Manero

La Fiscalía General de la República (FGR) ha llevado el ataque contra el ámbito científico en México hasta el extremo de solicitar a un juez federal adscrito a la prisión de máxima seguridad del Altiplano (más conocida como Penal de Almoloya) a que dicte una orden de aprehensión contra 31 personas que ocupan u ocuparon cargos directivos en el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, por los delitos de peculado, uso ilícito de atribuciones y facultades, delincuencia organizada y lavado de dinero.9 Estos últimos dos delitos son aplicables a miembros del crimen organizado, y nada tienen que ver con las personalidades de la ciencia en México a las que se les están imputando. Mejor dicho, se trata de cargos que podríamos considerar ridículos, si no fuera porque se trata de amenazas muy reales y dañinas que han sido formuladas desde la cúpula del aparato legal del estado.

El origen de semejante enormidad fue una denuncia interpuesta por María Elena Álvarez-Buylla, directora del CONACYT, a raíz de haber detectado “varios gastos excesivos” en celulares, viáticos, seguridad privada y organización de eventos con servicios de bebidas y bocadillos por parte de la dirección del Foro Consultivo, ocurridos durante la presidencia de Enrique Peña Nieto. No es difícil comprender por qué el juez federal negó emitir las órdenes de aprehensión: los hechos imputados no corresponden a delitos del orden penal, y mucho menos a los cargos de delincuencia organizada.

La PGR volverá a solicitar nuevas órdenes de aprehensión, y en su nueva solicitud tratará de explicar por qué considera que hubo un hecho delictivo patrimonial; sin embargo, no está para nada claro cómo pretende sustentar las acusaciones de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Repudio a nivel nacional e internacional

En un artículo de David Agren, su corresponsal en México, el periódico británico The Guardian informó lo siguiente en su edición por Internet del pasado 24 de septiembre: “La comunidad científica de México ha reaccionado con fuerte indignación a la solicitud de órdenes de aprehensión para 31 científicos, investigadores y académicos por parte del Procurador General, en base a acusaciones de crimen organizado, lavado de dinero y peculado, cargos que podrían significar su encarcelamiento en una de las prisiones más notorias de México…”10 Diversas publicaciones y grupos de científicos –entre ellas Science, así como personal docente de las universidades de Harvard, Princeton y Stanford– han publicado, asimismo, su indignación por el clima de intimidación creado por las solicitudes de órdenes de aprehensión contra científicos mexicanos.

A la ola de indignación se han sumado el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Enrique Graue; el Consejo de Investigación Científica de dicha institución; representantes de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE). Todos han emitido mensajes de rechazo, preocupación y condena por la solicitud de órdenes de aprehensión. La lista de condenas y protestas ha venido creciendo día con día.

Como si todo lo anterior no bastara, en días recientes surgió una nueva ola de indignación contra la política gubernamental hacia la ciencia: el CONACYT ha modificado su Código de Ética, y la nueva versión incluye amenazas de sanción contra empleados de la institución, prestadores de servicio y hasta solicitantes de apoyo que emitan opiniones o bien comentarios negativos o desfavorables a sus políticas y programas.11 Esta nueva medida refuerza los argumentos que señalan que lo que busca el gobierno de la 4T es el control sobre la comunidad científica, así como intimidar a quienes osen protestar u obstaculizar sus planes.

Resultan muy preocupantes las tendencias reveladas en múltiples acciones y actitudes de AMLO hacia un endurecimiento del control sobre sectores sociales que no acepten la imposición unilateral de medidas arbitrarias. Un ejemplo de éstas ha sido la forma como el gobierno de la 4T ha manejado con la más fría indolencia la huelga en SUTNOTIMEX. Por ello, estos movimientos y protestas merecen todo nuestro apoyo y solidaridad. 

Referencias

1 Lazcano, A. (2019). Quo vadis, Mexican science? Science, 365(6451), 301–301. https://doi.org/10.1126/science.aay7980

2 Sánchez-Talanquer, et al. (2021). La respuesta de México al COVID-19: Estudio de caso. UCSF Institute for Global Health Sciences.

https://globalhealthsciences.ucsf.edu/sites/globalhealthsciences.ucsf.edu/files/la_respuesta_de_mexico_al_covid_esp.pdf

3 Roldán, N. (2021, Sept. 12). Caen 56% apoyos de Conacyt para investigación y becas en el extranjero con gobierno de AMLO. Animal Político.

4 Martínez, F., & Garduño, R. (2021, September 3). Presupuesto de Conacyt sube 7.3% real, replica López Obrador. La Jornada. https://www.jornada.com.mx/notas/2021/09/22/politica/mi-gobierno-seguira-en-combate-a-la-corrupcion-amlo/   

5 Redacción AN (2020, Mayo). Científicos apoyaron al porfiriato, no todos los investigadores son personas conscientes: AMLO. Aristegui Noticias. https://aristeguinoticias.com/2805/mexico/cientificos-apoyaron-al-porfiriato-no-todos-los-investigadores-son-personas-conscientes-amlo-enterate/

6 Etellekt Consultores. (2021, May. 5). Cuarto Informe de Violencia Política en México 2021.

https://www.etellekt.com/informe-de-violencia-politica-en-mexico-2021-A30-etellekt.html

7 Gómez, R. G. (2020, Dic. 29). México, el país más peligroso para los periodistas. El País.

https://elpais.com/internacional/2020-12-29/mexico-el-pais-mas-peligroso-para-los-periodistas.html

8 Enciso, A. (2021, Abr. 15). Con 18 asesinados, 2020 fue el peor año para defensores ambientales: Cemda. La Jornada.

https://www.jornada.com.mx/notas/2021/04/13/sociedad/con-18-asesinados-2020-fue-el-peor-ano-para-defensores-ambientales-cemda/

9 Expansión Política (2021, Sept. 22). Un juez niega órdenes de arresto contra científicos y exfuncionarios del Conacyt. Expansión Política. https://politica.expansion.mx/mexico/2021/09/22/un-juez-niega-ordenes-de-arresto-contra-cientificos-y-exfuncionarios-del-conacyt

10 Agren, D. (2021, Sept. 24). Prosecutors in Mexico seeking arrest warrants for more than 30 scientists. The Guardian. https://www.theguardian.com/science/2021/sep/24/scientists-mexico-arrest-warrants

11 La Redacción. (2021, Oct. 8). Conacyt ajusta código de ética; exige a empleados no emitir opiniones negativas sobre la institución. Proceso.

1 pensamiento sobre “AMLO y su 4T contra la ciencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *