Guatemala – Violenta represión policial a caravana de migrantes hondureños.

AFP, Página/12, La Diaria, 17-1-2021

Correspondencia de Prensa, 18-1-2021

La policía de Guatemala reprimió con palos y gases lacrimógenos y logró frenar a una caravana de miles de hondureños que se dirigían a Estados Unidos. Contingentes policiales y militares cercaron a los migrantes en una ruta del poblado de Vado Hondo, en el departamento Chiquimula, en la frontera con Honduras. Desde la noche del sábado, los migrantes están varados a la intemperie en este punto estratégico a menos de 50 kilómetros de la frontera, ya que es difícil continuar el rumbo por otro lado ante la accidentada geografía del lugar.

Los hondureños buscan escapar de la violencia, la pobreza, el desempleo y la falta de educación y salud, un cuadro crítico agravado por la pandemia. La caravana además está alentada por la esperanza de una posible flexibilización de las políticas migratorias en Estados Unidos a partir de la asunción de Joe Biden.

«Esto es demasiado. Venimos de forma humilde. No estamos haciendo mal a nadie», dijo la hondureña Marisol Domínguez, de 35 años. La mujer viajó con su esposo huyendo de la crítica situación económica en su país, agravada por el paso de los huracanes Eta e Iota en noviembre. Algunas mujeres rezaban en voz alta frente al muro militar que los contenía implorando ayuda divina para continuar la travesía, mientras por momentos los ánimos volvían a caldearse y los migrantes parecían prepararse para volver a intentar pasar.

La orden de los uniformados es evitar el paso ante el riesgo de contagios de covid-19, según un acuerdo del presidente Alejandro Giammattei, que faculta el uso de la fuerza para contener el éxodo. Medio millar de militares permanecen en Vado Hondo, parte de los cinco mil efectivos que las fuerzas del orden desplegaron para contener la caravana, dijo el coronel Rubén Tellez, vocero del Ejército.

«No somos delincuentes. No entiendo por qué nos están tratando mal», consideró Carlos, de 26 años, originario de San Antonio de Cortés y quien viaja con su esposa y dos pequeñas hijas. La represión por la que varios migrantes resultaron heridos fue repudiada por el Procurador de Derechos Humanos,  Jordán Rodas, quien consideró «deplorable el brutal uso de la fuerza». «La migración es causada porque en nuestros países no existen condiciones mínimas para una vida digna», exigió Rodas.

***

El viernes, unas 3.500 personas partieron en caravana desde la ciudad hondureña de San Pedro Sula. Escapaban de los impactos devastadores de los huracanes Eta e Iota, que afectaron a más de seis millones de personas en Centroamérica, y de la miseria que ha provocado la emergencia sanitaria. Este domingo, cuando la caravana llegó a Guatemala, ya había unos 9.000 migrantes que se dirigían a México con el objetivo de llegar a Estados Unidos, alentados por el cambio de gobierno y un posible cambio de las políticas migratorias.

El panorama que encontraron al cruzar la primera frontera no mejoró mucho la situación: la caravana de migrantes hondureña fue reprimida fuertemente con gases y palos por militares y policías de Guatemala.

Según informó la agencia AFP, las fuerzas de seguridad formaron un cerco para evitar el avance de los migrantes en una carretera del poblado de Vado Hondo, en el departamento de Chiquimula, fronterizo con Honduras.

Las autoridades de Guatemala argumentan que la decisión de detener la caravana es la pandemia de coronavirus. “Estamos preocupados con esta situación, que de alguna manera pone en riesgo a la población en términos de salud”, dijo al diario El País de Madrid el funcionario Guillermo Díaz, director del Instituto Guatemalteco de Migración.

El gobierno de México, en tanto, ya advirtió que todo migrante que quiera cruzar la frontera con el Estado de Chiapas deberá someterse a los controles y a los protocolos contra la covid-19. Unos días antes de fin de año, el demócrata Joe Biden, que asume el miércoles como presidente de Estados Unidos, y el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, mantuvieron una conversación telefónica en la que acordaron iniciar un nuevo camino en materia de política migratoria. Tras ese diálogo, ambos jerarcas asumieron el compromiso de “garantizar una migración segura y ordenada, contener el coronavirus, impulsar las economías de América del Norte y asegurar la frontera común”.

Las imágenes de la represión en Guatemala se viralizaron rápidamente este domingo y fueron repudiadas por organizaciones defensoras de los derechos humanos. La directora para América Latina de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, calificó los hechos como “terribles”, y dijo que la pandemia “no puede ser una excusa” para que los gobiernos incumplan con sus compromisos internacionales de protección. “Solicitar asilo es un derecho esencial que salva vidas. Se debe buscar alternativas ordenadas de ingreso fronterizo”, escribió en sus redes sociales.

En su opinión, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, es “incapaz” de proteger los derechos humanos de la población de su país. “Su indiferencia, negligencia e indolencia son ya probadas. Las personas en la #CaravanaMigrante2021 son personas en necesidad de protección internacional”, señaló la representante de Amnistía Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *