La vacunación contra COVID-19 en México

Tropiezos, retrasos y confusión avisan que es imperativo un cambio de estrategia

Jaime González

Una explicación sobre la situación que guarda el proceso de vacunación en México requiere de la exposición de varios datos y antecedentes, con los cuales esperamos no aburrir quienes nos estén leyendo.

El 13 de octubre del 2020 la Secretaría de Relaciones Exteriores emitió en tono triunfante un comunicado en el que anunció que México había asegurado mediante contratos de precompra con las farmacéuticas AstraZeneca, CanSino Biologics y Pfizer– suficientes dosis para vacunar a más de 100 millones de mexicanos contra COVID-19.(1) La gran mayoría de estas dosis llegaría entre diciembre del 2020 y agosto del 2021.

El resto estaría arribando entre septiembre y diciembre de este último año. El primer embarque de la vacuna Pfizer llegó el miércoles 23 de diciembre, con el cual se inició la vacunación al día siguiente, dando prioridad al personal médico y de salud que trabajaba directamente con enfermos de COVID.

La pesadilla logística

El gobierno mexicano esperaba recibir, en total, 1,416,659 dosis de Pfizer entre fines de diciembre y fines de enero; pero la realidad, que se ha tornado especialmente caprichosa en medio de las vicisi tudes de la pandemia, dispondría otra cosa. En su edición del 31 de enero, el periodista investigador Rodrigo Vera informó en la revis ta Proceso: “Pese a que el gobierno mexicano ha anunciado la compra, precompra o el compromiso de compra de muchos tipos de vacunas para combatir el covid-19, la realidad es que sólo el producto del laboratorio Pfizer-BioNTech se ha aplicado en México, y no ha cubierto ni a 700 mil compatriotas. La situación es tan desesperada, que López Obrador le pidió a Joe Biden que surta al país con esos fármacos… pero el mandatario estadunidense lamentó no poder ayudar.” (2)

Una parte de este tropiezo no es atribuible al gobierno mexicano, sino a la complejidad de lo que se denomina la logística del proceso para producir las vacunas en cantidades hipergigantescas, negociar y contratar los pedidos, transportar, distribuir y aplicar las dosis a buena parte de los habitantes del planeta. Todo lo anterior, bajo la urgencia de detener la pandemia mediante inmunizar a miles de millones de personas en todo el mundo, y también bajo la inmensa presión ejercida por los países más ricos, los cuales tienen suficiente poder como para acaparar buena parte de las dosis disponibles.
A mediados de enero, Pfizer informó al gobierno mexicano que las entregas se iban a retrasar por tres semanas, debido a que era necesario detener la producción de vacunas en su planta en Bélgica con el objeto de realizar las modificaciones requeridas para duplicar su producción(3). Las limitaciones existentes en la capacidad de producción –no sólo de Pfizer– ha afectado a la mayoría de los países del mundo.

Pero el gobierno mexicano también debió tomar en cuenta que las dificultades logísticas fueron claramente anticipadas por diversas instituciones científicas que colaboran con la Organización Mundial de la Salud, tal como se puede apreciar en el Informe 33, “Modelado de la distribución e impacto de una vacuna para COVID-19”, del Instituto Abdul Jameel Latif del University College de Londres, publicado el 25 de septiembre del 2020: “Aún bajo escenarios optimistas para la manufactura y entrega, es bastante probable [it’s likely] que la disponibilidad de dosis en 2021 esté limitada”.(4)

Triunfalismo y escalada de contagios

El triunfalismo del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) creó expectativas que no eran factibles de ser satisfechas, y las cuentas alegres sobre la llegada de la vacuna seguramente influyeron en la toma de decisiones tales como la apertura del comercio no indispensable que tuvo lugar a principios de diciembre del 2020. Dicha apertura –ansiada por amplios sectores de la población que sufrían lo que se ha dado en llamar fatiga de COVID– se debió llevar a cabo con mucha precaución y fuertes medidas para la prevención de contagios, así como con una extensa campaña de orientación a la ciudadanía; pero si el mismo AMLO se rehúsa a adoptar una medida tan elemental como el uso de mascarilla cubrebocas, sólo podemos imaginar el impacto que la irresponsabilidad presidencial tiene sobre la población. Pero, además, hubo una muy fuerte y visible presión de los grandes negocios para que se realizara la mencionada apertura, con sólo mínimas medidas de precaución.
Las consecuencias no tardaron en llegar: a fines de diciembre, los hacinamientos y la falta de precaución en general facilitaron un terrible incremento de contagios a nivel diario, con su consecuente incremento en la mortalidad, tal como se puede apreciar en las gráficas sobre contagios y muertes en México provistas por el Centro para Ciencia de Sistemas e Ingeniería de la Universidad Johns Hopkins.(5) México alcanzó el nada honroso tercer lugar mundial en fallecimientos registrados por COVID-19, y la cantidad de casos diarios confirmados llegó a superar durante varios días la cifra de 20,000. Peor aún, en muchas localidades del país se presentó una seria saturación de los hospitales por la cantidad de personas en condiciones críticas, y muchas familias tuvieron que atender a sus pacientes en casa. La gravedad de esta situación estuvo ejemplificada por una crisis de tanques de oxígeno, y el titular de un artículo del New York Times reflejó esta dramática situación: “El mercado de la muerte: la escasez de oxígeno lleva a mexicanos a morir en casa”.(6)

El caso más notorio de contagio fue el del presidente mismo, quien estuvo aproximadamente dos semanas incapacitado. Desafortunadamente, ni siquiera los efectos de la enfermedad lo han hecho recapacitar sobre la forma como ha venido conduciendo el manejo de la pandemia. Múltiples diarios informaron sobre el llamado que le hicieron tanto especialistas como diversas personas dedicadas a la ciencia para que iniciara un cambio en la estrategia hacia el manejo de la pandemia, incluyendo el uso obligatorio de cubrebocas en dependencias federales y estatales.(7, 8) Pero AMLO se ha rehusado, con el mismo argumento que ha usado la ultraderecha estadounidense de que el uso obligatorio de la mascarilla violaría las libertades individuales.

Relanzamiento de la vacunación

La aplicación de vacunas quedó de tenida en México a partir de los retrasos de Pfizer, aunque es necesario aclarar que la cantidad de dosis pactada con esta empresa para diciembre del 2020 y enero del 2021 cubría sólo un pequeño porcentaje de la población.

El 19 de enero, el secretario de relaciones exteriores Marcelo Ebrard anunció una serie de cambios al calendario de entregas programadas. Conforme al nuevo plan, de enero a marzo México recibirá más de 21 millones de vacunas de Pfizer, AstraZeneca y CanSino, así como de la vacuna rusa Sputnik V.(9) Nuevamente, con su particular sello de entusiasmo desbordado, el sábado 13 de febrero AMLO anunció el relanzamiento de la vacunación, a iniciarse dos días después “de manera masiva «y sin pausas»”, y agregó que “habrá dosis para todos”.(10)

Aún con los mejores deseos de que se cumpla lo dicho por el presidente, debemos actuar con mucha cautela. El domingo 7 de febrero, un artículo de David Agren en el diario The Guardian nos recordaba que el nuevo programa de vacunación había iniciado de manera desastrosa, con las constantes caídas de la página para el registro de adultos mayores en Internet. Una persona entrevistada por Agren le había dicho que había pasado tres días batallando con el sitio donde debía registrar a su madre. Muchas personas informaron que se habían tropezado con este mismo problema.(11)

De hecho, y de acuerdo al nuevo calendario presentado el 19 de enero por el canciller Ebrard, la vacunación se irá realizando en el transcurso del presente año, 2021, además de que la aplicación de la vacuna a más de cien millones de personas en México representa un reto formidable. No debemos subestimar el hecho que las vacunas Pfizer, AstraZeneca y Sputnik V requieren de la aplicación de dos dosis.

El problema más importante en cuanto al voluntarismo y falta de cautela por parte de AMLO es que muchas personas en México van a sentir que por fin ha llegado una especie de remedio mágico, que va hacer que la pandemia desaparezca rápidamente. El enorme peligro de una nueva ola de contagios va a estar presente todavía durante varios meses, hasta que una mayoría importante de la población quede inmunizada. Y, aún así, seguirá latente el peligro de que se presenten mutaciones ante las cuales las vacunas pueden no tener el mismo grado de efectividad. Por lo tanto, para evitar repetir el fiasco de la apertura precipitada de la economía a principios del pasado mes de diciembre, se requiere proceder con precaución, y con una serie de medidas como las que recomendaron especialistas y personas dedicadas a diversos campos de la ciencia a finales de enero, y que AMLO rechazó. Es posible ir reabriendo la economía y regresar a clases, pero no bajo la irresponsabilidad que ha caracterizado al régimen de la autoproclamada Cuarta Transformación.

Referencias


1 Secretaría de Relaciones Exteriores. (2020, Oct. 13). México asegura vacuna para más de 100 millones de mexicanos: Ebrard. https://www.gob.mx/sre/prensa/mexico-asegura-vacuna-para-mas-de-100-millones-de-mexicanos-ebrard

2 Vera, R. (2021, Ene. 31, pág. 6). No llegan vacunas… y López Obrador le pide ayuda a Biden. Proceso, 2309. https://www.proceso.com.mx/reportajes/2021/1/30/no-llegan-vacunas-lopez-obrador-le-pide-ayuda-biden-257326.html

3 Expansión. (2021, Ene. 18). Pfizer retrasa la entrega de vacunas COVID-19 a México por tres semanas . Expansión. https://politica.expansion.mx/mexico/2021/01/18/ pfizer-retrasa-la-entrega-de-vacunas-covid-19-a-mexico-por-tres-semanas

4 Hogan, A., Winskill, P., Watson, O., Walker, P et al.. (2020). Report 33: Modelling the allocation and impact of a COVID-19 vaccine. Imperial College London. https://www.imperial.ac.uk/mrc-global-infectious-disease-analysis/covid-19/report-33-vaccine/


5 Johns Hopkins University Coronavirus Resource Center. (2020). COVID-19dashboard by the Center for Systems Science and Engineering (CSSE) at Johns Hopkins University. https://coronavirus.jhu.edu/map.html

6 Kitroeff, N., Lopez, O. (2021, Feb. 9). “The Death Market”: Oxygen Shortage Leaves Mexicans to Die at Home. The New York Times. https://www.nytimes.com/2021/02/09/world/americas/mexico-covid-oxygen-shortage.html Versión en castellano: https://www.nytimes.com/es/2021/02/09/espanol/mexico-
tanque-oxigeno.html

7Fierro, J. O. (2021, Ene. 31). Golpe de timón, piden los expertos. Proceso, 2309, https://www.proceso.com.mx/reportajes/2021/2/1/golpe-de-timon-piden-los-expertos -257364.html


8 Reforma. (2021, Feb. 9). Urgen un viraje; AMLO dice “no.” Reforma. https://
www.reforma.com/urgen-un-viraje-amlo-dice-no/ar2121343

9 Redacción Uno TV. (2021, Enero 19). Ebrard explica cambios en calendario de entregas de vacuna de Pfizer. UnoTV.com. https://www.unotv.com/nacional/pfizer-
repondra-en-febrero-vacunas-contra-covid-19-marcelo-ebrard/

10 Martínez, F. (2021, Feb. 13). La próxima semana arranca la vacunación masiva, anuncia el Presidente. La Jornada. https://www.jornada.com.mx/notas/2021/02/13/
politica/la-proxima-semana-arranca-la-vacunacion-masiva-anuncia-el-presidente/


11 Agren, D. (2021, Feb. 7). “It feels like a placebo”: Mexico’s vaccine program sees disastrous launch . The Guardian. https://www.theguardian.com/global-
development/2021/feb/07/mexico-covid-vaccine-program-website

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *