En tiempos normales las masas oprimidas aceptan el trabajo duro pasivamente y se someten a la explotación por costumbre y la necesidad de sobrevivir. Pero tan terrible situación que actualmente vivimos, trastoca al pueblo trabajador su tradicional estado de pasividad, sacude a los trabajadores más avanzados y los obliga a mirarse a sí mismos y a quienes les rodean, identificándose en sus grandes problemas comunes: derechos laborales y resolución legal de sus problemas, bajos salarios, outsourcing, violencia de género, pago en salarios mínimos a jubilados y contra el inconstitucional UMA, violencia criminal organizada y extrajudicial, feminicidios, contra los megaproyectos de muerte y de despojo y daño a la tierra y al agua, despidos injustificados, contagio y muerte de más de 200 mil mexicanos por Covid-19, inflación, carestía, miseria y una galopante sobreexplotación.
Indistintamente, en casi todo el territorio nacional las masas trabajadoras desesperadas buscan soluciones reales e instintivamente tratan de construir una alternativa de lucha socialmente significativa. El mejor ejemplo es la abnegación y decisión de los trabajadores de SUTNOtimex que llevan más de un año resistiendo en su huelga por la defensa de sus derechos laborales y democráticos, a pesar de la oposición y represión del propio poder del régimen de izquierda” de López Obrador.
Pese a lo anterior muchos dirigentes de organizaciones populares ligados a MORENA insisten, mediante el engaño, en empujar a millones de trabajadores a confiar en que la solución a sus problemas está en las urnas, e inevitablemente les prometen que el proceso electoral es salida; sin embargo, esto es una traición más a esos sectores de masas explotadas y oprimidas.
Por lo anterior el momento actual exige una definición consciente para la acción de los revolucionarios socialistas. El actual estado burgués y su régimen demagógico no son democráticos ni neutrales. El gobierno de López Obrador, y su movimiento llamado de la 4 Transformación, así como sus aliados, líderes y demás cómplices en las medianas y altas jerarquías y estructuras de poder, se autonombran de izquierda. ¡Nada más falso que eso! Ya que, pese a su demagogia, están al servicio de la clase capitalista.

La prueba está en que durante el tiempo que llevan gobernado, su política consiste en mantener el control de esas clases que dicen defender: las clases explotadas y oprimidas. Sus acciones se caracterizan por implementar una política antiobrera, antisindical, antifeminista, anticientífica y antipopular. Hasta ahora no ha hecho más que impedir y reprimir la organización independiente de los movimientos sociales que se encuentran en lucha. Las clases obrera, campesina, indígena y popular no están atadas a los lineamientos políticos de la 4 Transformación, tales masas oprimidas y explotadas constituyen una clase social excluida del orden social capitalista y por eso su lucha para lograr su inclusión social implica poner en cuestión este orden excluyente.

El populismo capitalista reaccionario de López Obrador no es ni siquiera un modelo económico, sino una forma de desorganizar la vida social de la población para imponer otra forma de dominación que resuelva la actual crisis social y económica a favor de un sector de la burguesía de México. Sólo que no puede crearse un nuevo orden usando la misma manera de pensar con el que se construyó el que deseamos echar abajo. Una real transformación civilizatoria será solo en base a la democracia proletaria que comienza en los territorios y en los centros de trabajo, donde la rebelión de las mujeres contra la dominación patriarcal capitalista es fundamental. Como clases dominadas no sólo padecen una injusticia simple sino la injusticia misma, por lo que su liberación no entraña ciertas reformas sino la transformación radical de todas las condiciones sociales y políticas opresoras.

Hay que decir de manera directa que durante el gobierno de Obrador la desigualdad no ha disminuido un ápice al contrario se ha profundizado y el poder político se ha centralizado cada vez más en unas cuantas manos y el ejército ha aumentado significativamente su poder. Esto es así porque las decisiones que atañen a las prioridades sociales de la mayoría son tomadas por un puñado de personas, en vez de que sean tomadas democráticamente por el conjunto de la población. Crece la represión, los feminicidios y el asesinato de los activistas, periodistas y defensores de los derechos humanos y ambientalistas, que, para el gobierno, se desvían de la norma social establecida por los megaproyectos trasnacionales. Por eso es necesario eliminar esa miseria y codicia, ese cinismo y ambición de poder, que nacen de Obrador mismo y su 4T.

La democracia del dinero excluye a las organizaciones sociales, políticas y sindicales, campesinas, indígenas, feministas, obreras de tener sus propios candidatos independientes para luchar por sus intereses particulares más urgentes, con lo cual se les niega el mínimo derecho democrático a tener su propia herramienta política legal para conquistar su independencia política del estado y los demás partidos burgueses registrados. Esta simple peculiaridad es fundamental tenerla en cuenta para elaborar en el plan de acción y la estrategia en la organización e implementación de un frente único de los trabajadores que prepare el camino hacia la huelga general que resuelva los problemas más ingentes que requiere el pueblo mexicano trabajador. Las clases oprimidas necesitamos crear un frente único de lucha en el cual se integren a la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), las Organizaciones Sociales en Lucha contra la Precarización, los integrantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), Las Brigadas Emiliano Zapata, a todos los sindicatos democráticos y frentes sindicales de obreros, campesinos, feministas, ambientalistas, y quienes así lo decidan democráticamente. Marx decía, que “no basta que el pensamiento procure acercarse a su realización; también la realidad debe tratar de acercarse al pensamiento”.

No pueden venir soluciones reales de un presidente que optó por la ruindad del poder unipersonal, que tiene su base en la demagogia y que se apoya en una población desorganización e ignorada, desposeída y vulnerable al contagio y muerte. La solución a nuestros problemas está en la organización de nosotros mismos, por eso es necesaria la unión de todos los sectores arriba mencionados, es necesario avanzar en la lucha y pasar a una nueva etapa de organización la cual debe ser independiente de la burguesía, de los partidos burgueses y del gobierno. Los trabajadores y clases oprimidas solo debemos confiar en nuestras fuerzas políticas. No nos engañemos. En este proceso electoral los trabajadores no estamos representados en ningún partido político; las clases populares no tenemos ningún candidato que enarbole nuestras demandas. Por eso no debemos confiar en ningún candidato sea del partido que sea: Morena,
PRI, PAN y demás partidos paleros.


Este 10 de abril, en el aniversario del asesinato del líder agrario Emiliano Zapata, debemos seguir su ejemplo de independencia política y enarbolar la construcción de un Frente Unido que nos lleve a la huelga nacional por la solución de las siguientes demandas:

¡Solución inmediata a la huelga democrática de los trabajadores de SUTNotimex!
¡Por el pago en salarios mínimos a jubilados y pensionados; abajo las UMAS!
¡Por la restitución de los profesores despedidos y el pago íntegro de sus salarios!
¡Por la basificación de los profesores normalistas!
¡Contra la reforma educativa de Esteban Moctezuma!
¡Contra los megaproyectos ecocidas, de despojo y muerte!
¡Contra los feminicidios!
¡Basta de asesinatos de periodistas, defensores independientes de los derechos humanos y del ambiente, que piensan diferente de los empresarios y del gobierno!
¡Por el esclarecimiento del asesinato de Samir Flores!
¡Por la Liberación inmediata de Kenia Hernández!
¡Por un frente único de todas las organizaciones democráticas sociales y políticas!
¡Por la huelga general de la clase trabajadora y sus aliados!


Liga de Unidad Socialista, LUS
Cdmx, 9 de abril de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *