Sindemia – De la India a Brasil. El Covid afecta a los más pobres y frágiles

Giulia Belardelli – Aldo Morrone

Revista IHU On-Line, 28-4-2021 Traducción de Ernesto Herrera – Correspondencia de Prensa, 28-4-2021

Las devastadoras imágenes procedentes de la India -el mayor productor de vacunas del mundo, obligado a quemar a las víctimas de Covid en la calle- son el último recordatorio de cómo la ausencia de una visión global en la lucha contra la pandemia puede llevarnos cada vez más abajo. El éxito de las vacunas -desarrolladas en un tiempo récord gracias a una enorme aplicación de fondos públicos- no se está traduciendo en una expansión de la producción y distribución de dosis en todo el mundo.

Durante meses, expertos, premios Nobel, ex jefes de Estado y de Gobierno y ahora también líderes religiosos, han pedido una suspensión temporal de las patentes de vacunas acompañada de la puesta en común de conocimientos y tecnologías que podrían salvar la brecha de las vacunas entre el Norte y el Sur, pero sus reclamos han sido siempre ignorados o rechazados con el argumento de que incluso una ruptura temporal de los monopolios de las grandes empresas farmacéuticas impediría futuros descubrimientos.

Para Aldo Morrone, director científico del Instituto San Gallicano de Roma, el caso de la India hace que «una moratoria temporal de las patentes de vacunas sea aún más urgente por una razón muy simple: ahora tenemos que salvar el planeta». Tenemos que producir el mayor número de vacunas en todo el mundo para vacunar al mayor número de personas posible». El profesor Morrone acaba de dedicar una conferencia virtual al tema «Covid-19 entre el Norte y el Sur del mundo», con la participación de decenas de expertos internacionales. Para muchos de ellos, ha llegado el momento de afrontar el reto del Covid ya no como una pandemia, sino como una sindemia, un concepto introducido en los años 90 por el antropólogo médico estadounidense Merrill Singer.

Morrone nos aclara el significado de este término aplicado al Covid. «Singer habló de sindemia refiriéndose principalmente a la relación entre patologías correlacionadas con una infección. En un sentido más amplio, la sindemia es la relación que existe entre una pandemia y las condiciones ambientales, socioeconómicas, políticas, el nivel de educación, el nivel de empobrecimiento, el calentamiento global, el problema económico de la pérdida de empleo. Se tienen en cuenta todos los elementos relacionados con una epidemia de carácter global. Un enfoque sindémico tiene en cuenta las repercusiones de la pandemia en todos los demás ámbitos: si la pandemia requiere una solución de carácter clínico-científico, la sindemia necesita una solución económica y política mucho más amplia».

Por primera vez en la historia de la humanidad», afirman Morrone y sus colegas, «la pandemia se ha convertido en una síndica mundial. Pero la multiplicación de los problemas no ha correspondido a una ampliación de la visión global. O lo que se define como un «enfoque sindémico», del que forma parte la necesidad de una moratoria temporal de patentes.

«A estas alturas deberíamos habernos dado cuenta de que nadie puede encontrar una solución a la pandemia como si se tratara de una isla», continúa el infectólogo, que lleva cuarenta años trabajando con los sectores más frágiles de la población en Italia y en el extranjero. «Ahora está claro que este virus no es democrático: es todo lo contrario de El nivel, de Totò [Famosa obra de Antonio de Curtis, Totò, 1898-1967, que tiene lugar un 2 de noviembre en el cementerio y en la sólo aparecen nobles y aristócratas], porque ha golpeado las capas más indefensas y frágiles de nuestras sociedades. La idea de que la India no podía ser atacada por el virus era infantil, y lo mismo ocurre con África». Las palabras de [Narendra] Modi [primer ministro indio] en Davos -el orgullo de una India que se había salvado del «tsunami» de la pandemia- fueron una respuesta política que no tuvo en cuenta la realidad del país, que es, de hecho, el mayor productor mundial de medicamentos y vacunas, pero tiene un sistema sanitario frágil y poca capacidad de organización y distribución de medicamentos.

«Pasé mucho tiempo en la India, incluso en zonas rurales muy remotas, y tengo recuerdos muy dolorosos», dijo Morrone. «Cuando los pacientes más pobres morían, se planteaba el problema de incinerar los cadáveres, ya que nadie compraba leña para ellos. Fue el propio hospital el que tuvo que comprar algo, pero hicieron las piras con lo mínimo. El resultado fue que los trozos de cadáveres quedaron en la calle porque los cuerpos no ardieron lo suficiente. Tratemos de imaginar la gravedad de la situación actual, con piras improvisadas en las calles como única solución para evitar una catástrofe higiénico-sanitaria aún peor».

De la India a Brasil, de las fosas comunes del Bronx a los ataúdes retirados de Bérgamo, pasando por el colapso de las cremaciones en Roma, venimos de un año en el que la experiencia colectiva de la muerte no ha sido suficiente para hacernos considerar el síndrome de Covid-19 como un acontecimiento tan extraordinario que requiere un enfoque igualmente extraordinario.

Según el director de San Gallicano, no hay más remedio que «imponer una suspensión temporal de las patentes a nivel internacional, como ya ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la iniciativa de la penicilina. La penicilina se reveló en esa época como la única terapia realmente eficaz contra muchas enfermedades, por lo que hubo una especie de acuerdo en Estados Unidos entre las distintas industrias para suspender las patentes y garantizar que la producción aumentara al máximo. Los descubridores -Alexander Fleming, Ernst Boris Chain- fueron a Estados Unidos porque necesitaban financiadores para producir. Fue un acuerdo fundamental: toda la historia de la posguerra es una historia de enfermedades dramáticas, como la sífilis, superada gracias a la penicilina. Necesitamos un esfuerzo así».

La iniciativa Covax, creada para distribuir unos 2.000 millones de dosis hasta finales de este año en los países empobrecidos, está encontrando dificultades y rigideces que denotan la debilidad de la Organización Mundial de la Salud. «La OMS -continúa Morrone- ya no es la de los años 80, basada en una visión de la salud como bien común; su financiación está determinada por las grandes corporaciones y los lobbies influyentes. La OMS debería haber podido al menos financiar infraestructuras en los países más pobres, pero no lo ha hecho y el resultado es que perdemos el tiempo en una carrera en la que el tiempo lo es todo. Tenemos que ganar tiempo: cuanto menos se replique el virus, menos podrá crear nuevas variantes más peligrosas, las llamadas «vaccine escape«, capaces de eludir o de reducir la protección de la vacuna».

Las vacunas son hoy nuestra arma de primeros auxilios, como la penicilina para los soldados que morían de infecciones. «Está claro -continúa el infectólogo- que tenemos que producir suficientes vacunas para cubrir las necesidades de la población mundial, pero sobre todo de la que está más expuesta a morir.

Así, Morrone desmonta las tesis de quienes se oponen a la moratoria de las patentes, citando argumentos como la complejidad de las vacunas (en particular las basadas en el ARNm) y el riesgo de sentar un precedente perjudicial para futuros descubrimientos (las empresas farmacéuticas -se argumenta- podrían volverse más reacias a realizar grandes inversiones en el desarrollo de nuevas vacunas o medicamentos, porque las incertidumbres ligadas a las fases de desarrollo y ensayo se sumarían a las del riesgo de suspensión de las patentes). «En el caso de las vacunas contra el Covid -replica el experto- hubo disponibilidad de recursos públicos para la investigación científica por parte de las empresas farmacéuticas, y está claro que incluso el riesgo de la empresa, en este caso, acabó siendo menor.»

En cuanto al primer punto, el argumento de que las vacunas de ARNm son demasiado complejas para compartirlas, supondría negar el aspecto más positivo de la investigación científica, es decir, su carácter democrático, señala Morrone, que pone el ejemplo de la polio. Albert Bruce Sabin (virólogo estadounidense de origen polaco, famoso por desarrollar la vacuna más popular contra la polio) fue duramente atacado porque su negativa a patentar la vacuna permitió que los países más allá de la Cortina de Hierro produjeran y administraran vacunas en masa. «Necesitamos que ese tipo de lógica se repita, en un mundo cada vez más interconectado: hay que salvar lo que se puede salvar. Debemos ganar tiempo porque nunca vacunaremos a 7.000 millones de personas. Pero si vacunamos al mayor número posible de personas y conseguimos ganar tiempo, es posible que este virus se convierta en endémico. Lo ideal sería llegar a una forma de virus endémica contra la que se podría vacunar periódicamente, especialmente a los grupos de mayor riesgo y más vulnerables».

Y aquí es donde vuelve el concepto de sindemia, una visión en torno a la cual convergen los líderes religiosos y los expertos en política sanitaria. «La solución a una enfermedad infecciosa es la terapia; la solución a una sindemia debe venir de la medicina, de la ciencia, pero también de la política y la economía», argumenta Morrone, que la semana pasada asistió a la vacunación de los más pobres en el Vaticano, en el Aula Pablo VI. Algunos todavía creen que el apartheid podría ser una estrategia para salvarse del virus (Reino Unido, Israel); otros han utilizado las vacunas como instrumento de hegemonía geopolítica (China, Rusia); otros han tardado meses en «liberar» las dosis de AstraZeneca que eran inútiles a nivel nacional pero muy valiosas en otros países (Estados Unidos). Nadie -y menos la Unión Europea- pidió una reunión en las Naciones Unidas, una asamblea especial y permanente de la OMS. Se dio la palabra a varios expertos, «pero los expertos -concluye el nuestro- a menudo tendemos a mirarnos más el ombligo que el mundo». Las imágenes de esos cadáveres que arden -o no arden- nos dicen que nunca será demasiado tarde para exigir una respuesta valiente a un drama global.

El informe es de Giulia Belardelli, publicado por Huffington Post, 27-04-2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *