SONORA: ENTRE ELECCIONES Y PANDEMIA

Rafael Rubén Borbón S.

En Sonora la crisis del capital se ha manifestado de una manera por demás contundente en los últimos dos sexenios. Tanto en el sexenio panista de GuillermoPadrés Elías (2009-2015) como en el sexenio priista de Claudia Pavlovich Arellano (2015-2021), primera mujer en gobernar a los sonorenses.

Crisis del sector salud

La crisis se manifestó de una forma virulenta en el sector salud ya en el sexenio de Padrés. El primer sistema en que se manifestó la crisis fue el del Instituto de Salud y Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Sonora (ISSSTESON), los derechohabientes vivían un verdadero viacrucis al ir de farmacia en farmacia buscando los medicamentos que les recetaba su doctor ya que eran subrogadas pues en la farmacia del Instituto no se tenían en existencia. Al término del sexenio panista, la administración de Claudia Pavlovich denunció un desfalco de 6 mil millones de pesos al Instituto por parte de la administración padresísta, sin exigir la devolución del faltante y otorgándole una diputación federal a la que fue su directora.

Por otro lado, la fiscalía anticorrupción nombrada por la entonces recién estrenada gobernadora acusó al exgobernador de corrupción y enriquecimiento ilícito. Como consecuencia fue a la cárcel durante dos años sin que se le comprobara nada, sólo un desfalco al fisco por 8 millones de pesos.

Ya en el sexenio priista la crisis del sector salud se extendió tanto al ISSSTESON como a la Secretaría de Salud, en ambos casos la falta de medicamentos siguió siendo la constante. Aún más, en la Secretaría de Salud, que tiene a instituciones como el Hospital General, el Hospital Infantil, el Hospital de la Mujer y los módulos de salud, no sólo existía la falta de medicamentos, sino que el abandono del sector llegó hasta el punto en que en las salas del quirófano del Hospital Infantil no tenían refrigeración teniendo los padres de los niños intervenido que llevar abanicos para refrescar a sus hijos.

El rescate del sector pasaba por superar la crisis del ISSSTESON y la propuesta de la gobernadora fue la venta de los estadios de beisbol de Hermosillo y Cd. Obregón, medida antipopular que obligó al presidente de la República a comprar los dos estadios por un monto de 1000 millones de pesos que la gobernadora los usó para, entre otras cosas entregarle sólo al ISSSTESON 140 millones. La situación no solucionó el problema del sector el cual entró en una crisis que sigue en la actualidad. La farmacia del Instituto no cuenta con lo mínimo necesario incluso llega hasta faltar el paracetamol, ya no digamos medicamentos como la insulina o los antihipertensivos obligando a los derechohabientes a ampararse para que se les otorguen estos medicamentos.

En cuanto a la atención de otros servicios como los de laboratorios para el diagnóstico clínico, la falta de reactivos hace que laboratorios que usualmente tardaban un día en entregar resultados hoy se tardan hasta una semana, los medicamentos para los pacientes hospitalizados los propios derechohabientes los tienen que comprar así como el papel sanitario, las toallas sanitarias, las gazas, etc. No se diga as intervenciones quirúrgicas y las diferentes terapias de rehabilitación.

La pandemia del COVID

Es en este abandono total del sector salud que a los sonorenses nos sorprendió la pandemia, llegando en la actualidad a tener 5173 fallecimientos por COVID siendo las ciudades de mayor población las más afectadas: Hermosillo con 1,719 fallecidos seguida de Cajeme con 922, Nogales 450, San Luis Rio Colorado 417, etc. Claro que la población más afectada ha sido la clase trabajadora con 3,229 pertenecientes al Seguro Social y a los pacientes de la Secretaría de Salud que son el sector que corresponde a la población que no tiene ningún tipo de seguridad médica como son los ambulantes o los que trabajan por cuenta propia alcanzan la cantidad de 1,454. Otras víctimas han sido las del ISSSTESON 379, ISSSTE 103, SEDENA y SEMAR 4 cada una.

El proceso electoral

Es con esta crisis sanitaria, aunada a la crisis económica y de seguridad que arrancaron las precampañas electorales para renovar en este 2021 absolutamente todos los órdenes de gobierno en el Estado, diputados locales, diputados federales, presidentes municipales con sus respectivos cabildos y la cereza del pastel, la gubernatura. .Hasta el 5 de febrero se han visualizado tres candidatos a la gubernatura; uno que es un desprendimiento del PRI estatal y está siendo candidateado por el Movimiento Ciudadano, Ricardo Bours Castelo, que es hermano del tristemente célebre gobernador, que ha estado en la vox populis como el verdadero responsable del incendio en la guardería ABC y que costó la vida de 49 niños y niñas y casi un centenar de niños con secuelas de la intoxicación por los gases del incendio, Eduardo Bours Castelo. Movimiento Ciudadano no quiso integrarse a la coalición Va por Sonora y se ha debilitado con un desprendimiento importante que se ha ido a apoyar al candidato de MORENA. Por otro lado los partidos coaligados en la alianza Va por Sonora PRI, PAN y PRD han tenido que hacer malabares para poder lanzar como candidato a Ernesto Gándara Camou, que tiene cierto arraigo entre la élite política tradicional del Estado de Sonora y fue presidente municipal de Hermosillo con una administración que favoreció a la clase empresarial, sobre todo al destruir uno de los pulmones más importantes de la ciudad como fue el parque de Villa de Seris para construir un Mall en donde se alojan las tiendas Liverpool, Sears y una serie de negocios tanto de ropa, calzado y comidas rápidas estilo Tucson o Phoenix, además de un multicine de la cadena Cinepolis, y casinos de apuestas etc..

Ernesto Gándara Camou, apodado El Borrego por su pelo rizado Esta es la tercera ocasión que Gándara Camou se lanza a conquistar la candidatura de su partido el PRI, la primera se la ganó Elías Serrano en el 2009, y la segunda la actual gobernadora Claudia Pavlovich Arellano. Hoy paradójicamente, El Borrego, tuvo que renunciar a su partido para que lo pudiera postular como su candidato ya que el PAN en sus estatutos no permite postular a un candidato de otro partido y para que El Borrego pudiera ser candidato panista debía renunciar a su partido el PRI y convertirse en un “candidato ciudadano” y así ser el candidato de la coalición PRI, PAN, PRD.

Por su lado el partido en el poder ha lanzado de candidato al gobierno de Sonora a uno de los preferidos del mesías que ocupa la presidencia de la república, el ex secretario de seguridad Alfonso Durazo Moreno, oriundo de la sierra sonorense. Durazo Moreno tiene una larga trayectoria en la política mexicana, primeramente, dentro del PRI, destacando como secretario particular del malogrado candidato priista Luis Donaldo Colosio Murrieta, ante el asesinato de Colosio y la llegada al poder de Ernesto Zedillo, funge como vocero de la secretaría de gobernación para finalmente abandonar al PRI insertándose en el año 2000 en la administración panista de Vicente Fox, también como su secretario particular para dejar el puesto tres años después debido a las aspiraciones de la primera dama de seguir los pasos de su marido en a presidencia de la república. Finamente Durazo Moreno se integra al equipo de López Obrador y hoy alcanza la candidatura al gobierno de Sonora.

Las preferencias electorales

En cuanto a las preferencias electorales la empresa, Demoscopia Digital, pone a la coalición MORENA-PT con un 33.2% de preferencias contra un 28.6% de la coalición PRI-PAN-PRD, 6.9% para el MOVIMIENTO CIUDADANO, 4.5% para otros y 26.8% no sabe.

En cuanto a candidatos a gobernador: Durazo tiene un 34.1%, El Borrego Gándara un 28.7%, Ricardo Bours Castelo 4.5%, otros 5.3% mientras que el 27.6% no sabe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *